¿Qué se necesita para empezar con el método BLW?

En realidad hace falta muy poca cosa, desde luego menos cosas de las que os van a intentar vender.

La trona

Nosotros para empezar compramos una trona, la de Ikea. La más simple. Una silla de plástico duro con separación para meter sus piernas (en la entrada Normas de seguridad básicas para hacer BLW os explico por qué) y una bandeja mediana. No se reclina, no tiene cojín blando, no hace nada de nada. Pero, y esto es importante, se mete en la bañera y se queda limpia en un santiamén. Pensad que cada pliegue o recoveco que la trona tenga se va a llenar de comida, que hay que limpiar, cuanto más simple mejor, total, es solo para el ratito de comer.

Mantel para el suelo

Como tiran mucha comida al suelo, nosotros compramos un mantel de plástico para extender debajo de la trona y limpiar así rápidamente; menos mal que fue barato, porque después de dos veces no lo hemos vuelto a usar. Es más cómodo barrer y fregar el suelo que limpiar en condiciones el mantelito.

Vajilla para bebés

También teníamos una vajilla de bebés, con su plato, bol, vaso y cubiertos. Spoiler, cuántas más cosas tengan en la trona más cosas van a tirar, si la comida está en el plato cae toda de una, por lo que nosotros decidimos ponerle la comida directamente en la bandeja de la trona. Existen platos con ventosas que se agarran, pero nosotros ya escarmentamos y de momento no los hemos comprado ni probado.

Baberos de plástico

Si hace calor, como ha sido hasta el momento, lo mejor es que coman en pañal. Ya os digo que se van a manchar, mucho, con lo que de la trona van a la bañera y tan ricamente. Pero si empieza a hacer frío y esta no es una opción un babero de plástico con mangas largas os va a librar de poner lavadoras y lavadoras extra, algo se manchan, pero menos que sin protección. Hay de mil formas, de mil tipos y de mil colores, se pueden comprar en mil sitios y puedes encontrarlos bastante baratos.

Vaso y cubiertos de aprendizaje

El vaso de aprendizaje puede ser útil. Nosotros somos unos bárbaros y nuestra hija ha pasado de la teta al vaso normal (con ayuda) y se apaña bastante bien. Así que aunque pueda resultar útil (se mojan menos, eso sí) necesario, necesario, no es. Igual que los cubiertos de aprendizaje, de momento come con las manos y, aunque le gusta chupar la cuchara, no muestra interés en usar cubiertos. Imagino que pasará de las manos a un tenedor normal.

Casi, casi estamos listos para empezar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *