Tienda de artículos para bebés

Cuando comenzamos el BLW no teníamos muy claro qué necesitaríamos para facilitarle la vida a nuestra pequeña. Comenzamos ofreciéndole la comida con cubiertos pequeños, pero normales, y un plato como los nuestros, pero también pequeño. Ni que decir tiene que el experimento fue un fracaso y después de un par de platos rotos y un susto con un tenedor decidí investigar qué me ofrecía el mercado para la aventura en la que nos acabábamos de meter.

En este apartado os voy a resumir los artículos que hemos probado en casa y que nos gustan por un motivo u otro.

Trona

Si no tienes pensado que vuestro bebé coma siempre encima de vosotros necesitaréis una trona. Nosotros tenemos una en casa y otra en casa de cada uno de los abuelos, tres en total, cada una con sus pros y sus contras. O cuento.

En casa tenemos esta trona:

La verdad es que esta trona me encanta. La compramos cuando la niña nació con lo que hemos usado todos los adaptadores que trae. Es fácil de limpiar y no tiene recovecos por los que se meta la comida. Me gusta mucho además que sea de madera, ya que es un material más natural que el plástico, claro. Además, que sea evolutiva es un plus, ya que los niños tardan varios años en llegar a la mesa en las sillas normales y sirve como silla extra si nos juntamos varios adultos en casa, ya que aguanta hasta 90 kilos. Tiene reposapiés, elemento indispensable para que el bebé pueda mantener una buena postura sentado.

Nosotros ahora la estamos usando con el cojin, pero sin la bandeja. Y la niña encantada de comer en la mesa como mamá y papá.

Esta trona tiene en contra el precio, pero si piensas que sirve desde el nacimiento hasta que sea muy grande, que no necesitaras hamaca ni otros sitios donde sentarlo ya que es un “todo en uno” el precio ya no parece tan desorbitado.

En casa de mis suegros tenemos esta trona. Nos la regalaron ellos y decidimos dejarla en su casa.

De esta trona me gusta mucho que es muy blandita y que se ajusta totalmente al bebé, tiene 3 posiciones para la bandeja y puede ajustarse en altura, anchura y reclinado. Esto último es práctico si la sobremesa se alarga demasiado y la peque se queda dormida, cosa que en casa no ocurre. También tiene reposa pies.

Lo que no me gusta de esta trona es que tiene muchos pliegues en los que se queda metida la comida con lo que aunque es de plástico, se limpia regular. El motivo para que se quedara en casa de mis suegros fue este, que ellos tienen patio y con la manguera sí se limpia bien después de que la niña lo tire todo.

Para casa de mis padres queríamos una trona más sencilla, pero que fuera práctica y cómoda y nos decidimos por esta:

Esta trona es lo que es. Un asiento alto con bandeja para que la niña pueda comer cómoda a la altura de los adultos. Sin grandes lujos, de ella me gusta que es muy práctica, que la limpio en la ducha en un segundo, que tiene reposa pies (cosa que le falta a otras tronas sencillas) y su precio.

Casi me olvido. Cuando nuestra hija cumplió un año, unos amigos nos regalaron esta trona bandolera:

No es indispensable, pero es muy útil y muy práctica. Nosotros hemos cambiado la bolsa del carro por esta trona. En su compartimento interno nos cabe perfectamente las toallitas, pañales y muda; babero y cubiertos; y su vasito con agua. Vayamos donde vayamos, tengan trona o no la tengan, podemos sentar a la niña a la mesa con nosotros en su espacio. Aunque hay que tener cuidado, porque si se empuja con los pies contra la mesa puede volcar la silla donde adaptes la trona.

Platos y Vajilla para BLW

No es indispensable tener una vajilla específica para BLW, pero sí es práctico, ya que suelen ser platos con ventosas, antideslizantes y de materiales respetuosos con el bebé y libres de tóxicos.

Compré varios platos de diferentes materiales y formas, pero al final los que más hemos usado y más me gustan son estos.

Vasos de aprendizaje para bebés

Igual que pasaba con los platos pasa con los vasos. No es indispensable tener un vaso especial, aunque sí deberemos evitar los vasos de cristal por riesgo evidente de accidente.

Los vasos antiderrames de Munchkin los usamos mucho, sobre todo para la calle, ya que así el riesgo de que se moje es menor que con un vaso normal o una botella. Además estos vasos les sirven como entrenamiento para luego usar correctamente un vaso normal. Nosotros tenemos el grande, que cabe lo mucho y lo poco pero, claro, tengo una mochila enorme donde llevar todo. Si necesitáis ahorrar espacio el pequeño puede ser vuestro aliado.

Cucharas de aprendizaje BLW

Cuando los bebés empiezan a comer enseguida quieren imitar el uso que nosotros hacemos de los cubiertos. Antes de tener 8 meses nuestra hija ya hacía sus pinitos con el tenedor, con el susto consiguiente el día que se lo clavó.

Evidentemente, tan pequeños no logran pinchar nada, y mucho menos logran llevarse a la boca nada con una cuchara normal. Para eso el mercado nos ofrece las cucharas de aprendizaje o precucharas. Suelen ser unas cucharas planas y con relieves para que los purés espesos o patés (pienso en hummus o similar) se queden pegados.

Nosotros compramos estas cucharas en su momento, y todavía las usamos, a la peque le encanta comer con su cuchara.

Cuando nuestra hija se hizo un poco mayor cambiamos las cucharas de aprendizaje por cubiertos más similares a los nuestros, pero igualmente suaves para su cara y encías, por si se anima demasiado.

Torres de aprendizaje

La torre de aprendizaje es un gran invento que introdujimos hace unos meses en casa. Dota a nuestra hija de la autonomía que precisa y la hace participe de su aseo personal y de la preparación de los alimentos, ya que la torre la deja a la altura del lavabo y de la encimera de la cocina.

Ofrecí la torre a la niña cuando fue capaz de ponerse de pie sola, tenía sobre 11 meses, tardó un poco en hacerle caso, pero ahora adora lavarse los dientes y las manos sobre ella y le encanta que preparemos la comida juntas. Incluso ha aprendido a subirse y bajarse sola. Esa torre es todo un estímulo para ella.

He hecho una selección de torres de aprendizaje, preguntando en mis grupos de mamás qué torres tienen en sus casas.

Es cierto que las torres de aprendizaje son un mueble caro y que, aunque se le de mucho uso durante cerca de 5 años, no todas las familias pueden hacer ese desembolso. Para conseguir una torre a un precio más asequible se puede hacer uso de las plataformas de compra-venta de artículos de segunda mano o, si se es un poco manitas, la puede construir uno mismo.

La de mi hija la hice yo, solo tuve que comprar dos escaleritas de estas y unos cuantos tornillos.

Siguendo las instrucciones de este señor tan simpático tenía la torre lista en algo más de 2 horas.

Libros sobre BLW

Cuando nació mi hija y mi pareja y yo fuimos decidiendo que tipo de padres íbamos a ser, comencé a comprar y a estudiar libros sobre BLW. Sabíamos que no íbamos a tener el apoyo de una gran parte de nuestro entorno, abuelos y pediatras incluídos, así que debíamos estar muy bien informados para callar alguna boca y, sobre todo, hacerlo muy bien con la niña.

Os dejo recopilados los libros que yo leí. Hay más, muchos más, pero estos son lo que yo conozco, los que me atrevo a recomendar, y con los que aprendí todo lo que sé sobre BLW.