Porteo o cómo conseguimos salir a pasear

Aunque no se trate de BLW no quería dejar de contaros nuestra experiencia con el porteo y por qué decidimos no llevar a nuestro bebé en el típico carro.

Desde antes de que nuestro bebé naciera teníamos claro que queríamos educarlo en el respeto y desde el respeto. Esta decisión incluía atenderlo en cada momento que lo necesitara, anteponiendo sus necesidades a cualquier otra cosa haciéndole sentir que mamá y papá siempre están ahí. Esta decisión ha levantado ampollas en familiares y amigos, pero el tiempo ya nos va dando la razón.

Y entonces llegó el primer día de salir a pasear con un bebé recién nacido en enero. Lo abrigamos bien, lo colocamos dentro de un saquito muy caliente en su capazo y nos aventuramos a dar una vuelta por el parque que hay debajo de casa. Suerte que ese día íbamos toda la familia. No habíamos llegado a la esquina y el bebé ya estaba llorando como si lo estuvieran matando, acariciarlo no funcionaba, mover el carro tampoco así que lo sacamos del capazo con saco incluido y dejó de llorar. Vuelta al capazo, vuelta a llorar, así que nos volvimos a casa cargando al bebé y cargando el carrito. Una y no más.

Yo había oído hablar sobre el porteo y tenía amigas que lo habían practicado con sus bebés, con lo que tenía algunos sistemas de porteo en casa que me habían prestado, pero la verdad es que no había leído ni me había informado lo suficiente para atreverme. Como en la información está el poder busqué en mi ciudad una asesora de porteo y ella me enseñó a usar los artilugios que ya tenía, me aconsejó sobre otros métodos de porteo y así fue como el bebé empezó a ver el mundo en vertical cuando solo tenía 2 semanas de vida.

Fular- mochila Caboo

La primera opción de porteo que nosotros usamos fue el fular- mochila Caboo.

El sistema de porteo es el mismo que en un fular elástico pero con la ventaja de que ya tiene la forma hecha y solo tienes que colocártelo como «una camiseta» y estirar de las cintas que pasan por las anillas. Es muy muy blandito y de algodón orgánico. Tiene un buen refuerzo en la espalda y las cintas muy anchas con lo que la espalda no duele. ¿Qué desventajas le veo después de haberlo usado? Si varias personas de diferentes tamaños van a portear hay que adaptar la Caboo cada vez, no es que se tarde mucho, pero bueno, podría considerarse una desventaja. Por otro lado, si fuera un fular podríamos elegir qué nudo hacer (dejando al bebé más o menos envuelto dependiendo de la climatología, por ejemplo) pero con la Caboo las capas que cubren al bebé son las que son y no se puede cambiar. Al ser elástico tiene una vida más corta, dicen que se puede usar hasta 15 kilos, pero a partir de los 10 yo notaba que el bebé se me iba escurriendo, no se va a caer (es imposible que se caiga) pero lo tenía que andar subiendo para ir cómoda. Normalmente yo porteaba con este fular- mochila.

Aquí os dejo un vídeo donde se explica cómo usar este portabebé.

El Mei Tai

Mi pareja, que no se sentía muy cómodo estirando de las cuerdas, siempre ha preferido portear con un Mei Tai.

Con este sistema solo hay que adaptar el habitáculo donde el irá el bebé y atar las cintas alrededor de tu cuerpo. Permite portear a bebés desde el nacimiento hasta los 3 años. También suelen ser de algodón orgánico y, al no ser tela elástica aguanta mejor el peso del bebé sin ir cediendo. Las cintas son anchas, con lo que bien colocado no duele la espalda incluso con bebés de cierto peso y permite portear a la espalda a bebés grandes. Además, personas de diferentes tamaños pueden portear sin tener que modificar cada vez el Mei Tai. Es fresquito para portear en verano, porque solo una capa de tela recubre al bebé ¿Desventajas? hay que abrigar bien al bebé en invierno, ya que el Mei Tai no ofrece apenas abrigo adicional.

¿Cómo se usa?

Y a la espalda

La bandolera

Otro sistema de porteo ergonómico y fresquito para el verano es la bandolera.

Yo este sistema solo lo probé cuando mi bebé tenía sobre 7 meses, no sé cómo irán los bebés más chiquititos aunque los fabricantes afirman que este portabebés se puede usar de los 3 a los 15 kilos. Personalmente a mi bebé le encanta ir a la cadera, porque tiene más libertad para ir tocándolo todo y a mí me resulta más cómodo que llevarla en brazos, además para dar de mamar es más cómodo que los portabebés anteriores. Como desventaja señalaré que me he cansado más al portear con bandolera al cargar todo el peso en un hombro

De esta bandolera diría lo mismo de que la anterior, solo que al ser de malla es todavía más fresquita.

Os enlazo un vídeo explicativo del uso de la bandolera.

Fular tejido y fular elástico

De todas formas mi sistema favorito de porteo, después de haber probado todos los anteriores, es sin lugar a duda el fular. Los hay de dos tipos, fular elástico y fular tejido.

El sistema de porteo con uno y otro es muy parecido (por no decir igual) solo cambia un poco la forma en la que se coloca al bebé. En el fular elástico se puede hacer el nudo antes de colocar al bebé ya que la tela cede adaptándose y en el fular tejido no, tendremos que hacer el nudo mientras sostenemos al bebé. A mí, y esto es un tema muy personal, me gusta más el fular tejido, por el mismo problema que le veía al fular- mochila Caboo, cuando el bebé pesa un poco la tela elástica cede y necesitas recolocar al bebé para seguir sintiéndote cómodo.

El uso del fular, sea tejido o elástico, requiere un poco de práctica y puede parecer complicado al principio, pero en cuanto aprendáis y practiquéis por casa un par de nudos veréis que es muy sencillo y que tanto el bebé como vosotros vais comodísimos.

¿Por qué me gustan los fulares más que otros sistemas de porteo? Por la versatilidad que me ofrecen. Con un solo portabebé puedo portear delante a un bebé chiquito, a la cadera como en una bandolera y a la espalda si ya tengo un bebé más pesado. Hay nudos de «invierno» que pasan más tiras de tela sobre el bebé para abrigarlo un poco más y de «verano», envolviendo al bebé con una sola capa de tela. En definitiva, me parecen un «todo en uno», ligero y que ocupa poco espacio.

Os dejo un par de vídeos con diferentes nudos para que os hagáis una idea de las posibilidades.

Nudo delante con fular elástico.
Nudo en la cadera con fular elástico.
Nudo delante con fular tejido
Nudo a la cadera con fular tejido
Nudo a la espalda con fular tejido.

Otros sistemas de porteo

El mercado ofrece infinidad de sistemas de porteo, de distintos materiales y con distintas formas de uso. Con la forma más definida como en el caso del fular-mochila Caboo o el Mei Tai o menos como los fulares.

Si sois de ir a lo más rápido o no os sentís muy seguros haciendo y deshaciendo nudos las mochilas de porteo pueden ser vuestras grandes aliadas. Yo no las he usado, pero para ser seguras para el bebé tienen que cumplir ciertas carácterísticas:

  • Que no fuercen la postura del bebé.
  • Que permitan que la espalda del bebé tenga forma de C.
  • Que sus rodillas queden flexionadas y estén más altas que su culete. Deben dibujar una W. De lo contrario el peso del bebé recaerá sobre sus genitales y pueden hacerse daño en las caderas.
  • Su cabeza debe quedar alta. Se dice que tienes que ser capaz de darle un beso en la cabecita sin esfuerzo.

En cualquier caso, y sea cuál sea vuestra preferencia a la hora de portear, os recomiendo contactar con una asesora de porteo de vuestra zona para que os ayude a decidir qué portabebé se adapta mejor a vuestras necesidades.

¿Os animáis?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *